Tatuado en la frente

Olvidar lo aprendido frente al espejo,
linea ascendente del pecho a la mente,
y no tomar como ejemplo su reflejo
para cribar el derecho de la gente.

Sirve cualquier habitación de hotel,
mantel en cama, algo de canela en rama,
como escuela, un vergel de hojas de laurel,
y un cartel: “en alquiler para damas”.

Habrá que dejar de esperar más cartas
con el remitente tatuado en la frente
y el matasellos retirado de tanta lagarta.

Y a falta de chinchetas en el tablón,
con un condón usado pegaré las fotos
de los deshechos que provoquen admiración.

Reynel.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: